La mayoría de las personas dividen el mundo entre los que tienen «dedos verdes» y los que no, pero «la realidad no es tan binaria», dice Eric Shoemaker, un aficionado a las plantas que cultiva más de 200 de ellas en su casa de Los Ángeles. Ciertamente, un lirio puede exigir menos cuidados que un bonsái pero, según muchos estudios, la simple presencia de una planta puede mejorar la concentración, la productividad y la creatividad, además de reducir la ansiedad, el estrés y la negatividad.

Especialmente ahora. La jardinería, como el horneado de pan, se ha convertido en una salida para el cuidado y el compartir. «Para aquellos que se enfrentan a la ansiedad y la depresión o que tienen problemas para acercarse a las personas y se encuentran aislados», continúa Shoemaker, «tener un hobby de plantas puede conectarlos a una red mundial de plantas realmente diversas y creativas».

«Si eres el tipo de persona que basa el bienestar mental en mantener las cosas en marcha o en buscar un cambio positivo», dice, «cuidar de las plantas que tienen respuestas obvias a su cuidado es siempre gratificante».

«La flor con más perfume, en mi opinión, es la gardenia», dice Eric Shoemaker, propietario de Plant Dad. Sin embargo, requiere mucho sol. Lo mismo ocurre con otras opciones de aromas como la lavanda, el romero y el jazmín rosado. La menta, añade, es un poco difícil de cuidar, pero «además del muy buen olor, puedes cocinar con ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here