Desde el videoarte y la instalación a las artes plásticas contemporáneas, a la pintura modernista, hay un poco de todo para ver en Lisboa en estos días. Empezando por el MAAT, que inaugura este miércoles 12 de febrero en el Central Tejo una exposición de Gabriel Abrantes, un cineasta formado en Bellas Artes que en 2009 ganó el Premio Nuevos Artistas de la Fundación EDP y en 2019 estrenó su primer largometraje, Diamantino, después de una década de cortometrajes.

La exposición, que tuvo su vernissage la noche del lunes, con la presencia de la Ministra de Cultura Graça Fonseca, incluye pinturas, acuarelas y video y está organizada «en seis ambientes diferentes, cada uno construido alrededor de una de las películas del artista», explica la comisaria Inês Grosso.

Otra opción mientras se encuentre en Belém, es pasar por el Museu Coleção Berardo, que acaba de inaugurar la nueva exposición individual de Joana Escoval, Mutações. El último poeta: una instalación que transforma «la arquitectura del espacio de la galería en un continuo de curvas orgánicas, solicitando un deambular en el que el encuentro con esculturas, videos y otros elementos se vincula en una narración poética.

Mientras que, el día 14 de febrero el Museu Nacional de Arte Contemporânea do Chiado abre al público el Encontro às Blinds, una exposición individual y antológica de Pedro Gomes, que celebra sus 25 años de carrera con dos series de dibujos inéditos.

En esta lista también está la opción de disfrutar la galería de São Roque un espacio que aunque no es un museo, perolas obras que llenan sus paredes y ocupan las salas hacen pensar lo contrario. Hasta el 31 de marzo, la tienda de antigüedades exhibe Bernardo Marques – Momentos Inadiáveis, que abarca la carrera del pintor modernista en 60 obras, de 1920 a 1962.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here