A lo largo de la vida, hay dos frases que las mujeres escuchan cuando están irritadas y que nunca deben oír. Si son jóvenes y se emocionan por alguna razón es porque «deben tener su período». Los más maduros que están de mal humor «debe ser por la menopausia. Escuchar constantemente tales insinuaciones, además de ser aún más molesto, contribuye negativamente transformando los procesos naturales en momentos depredadores.

El 18 de octubre se celebra el Día de la Menopausia, un tema que sigue siendo tabú en nuestra sociedad, aunque es una fase absolutamente natural que atraviesa la mujer y, con la esperanza de vida media que aumenta cada vez más -ahora deberíamos llegar a los 83 años- es un período que ocupará más de un tercio de la vida de las mujeres.

«Se estima que el 4% de la población femenina busca apoyo técnico durante la menopausia. En Portugal, el tema sigue siendo tabú y no puede serlo», advierte Jorge Sucena, gerente de la marca Vichy, citando indicadores de la Sociedad Portuguesa de Ginecología. En otras palabras, ya es hora de que entendamos mejor sus síntomas y cómo pueden afectarnos. Pero, principalmente, es hora de ver el lado positivo de la maduración que el cuerpo conquista.

Primero: la menopausia no es una enfermedad

Es una situación fisiológica. Suele ocurrir entre los 45 y los 55 años de edad – la edad está relacionada con varios factores genéticos. «No es una fase peor, es otra fase», recuerda Fernanda Geraldes, presidenta de la Sección de Menopausia de la Sociedad Portuguesa de Ginecología. El ginecólogo también explicó que alrededor del 70% de las mujeres tienen síntomas relacionados con la menopausia, pero el 30% «la atraviesan pacíficamente». Fernanda refuerza el importante papel de los médicos cuando se trata de preguntas sobre la sequedad vaginal y el dolor en las relaciones, común a esta situación. «Las mujeres espontáneamente no hablan de ello».

Los síntomas que afectan al bienestar

Las más comunes son las olas de calor y los bochornos (según la misma encuesta del GSP el 80% de las personas sienten olas de calor que se elevan, comenzando en el pecho y avanzando hacia la cabeza. La cara se pone roja, como si estuviera hirviendo, y también pueden aparecer manchas rojas en el pecho, el cuello y los brazos. Además del síntoma más común, el 66% tiene alteraciones del sueño, el 24% dolor en las relaciones sexuales y el 23% reducción del deseo sexual. Hay cambios de humor, dolor osteoarticular y síntomas genitourinarios.

Prevención

El ejercicio regular y la alimentación sana son, como en todos los casos, esenciales. Una mujer que tiene una rutina adecuada puede pasar por cambios hormonales sin ningún síntoma, y el propio cuerpo es responsable del equilibrio de las tasas hormonales.

El lado medio lleno de la taza

Es casi raro escuchar los lados positivos de la menopausia, así que vamos a destacarlos. Sin la menstruación, la imposibilidad de quedar embarazada puede ser liberadora para muchas mujeres en las relaciones sexuales y, por supuesto, alcanzar finalmente la madurez. Aprender lo que quieres y no quieres y saber cómo decirlo no sirve de nada.

El cuidado del corazón

En la menopausia, el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares y la circunferencia abdominal se incrementan, lo que genera preocupaciones de riesgo. «La actividad física es muy importante y los hábitos cotidianos simples pueden ayudar a trabajar», explica André Viveiros Monteiro, cardiólogo de la Sociedad Portuguesa de Cardiología, citando ejercicios como jugar con los hijos de los amigos o los niños, cambiar el ascensor por las escaleras, montar en bicicleta e incluso bajarse en la parada del autobús.

Cambios en la piel

Entre los diversos cambios, está la reducción del colágeno (estimada en un 2% anual), que deja la piel más fina y menos elástica, contribuyendo a la aparición de arrugas y flacidez. También hay cambios en la pigmentación y el acné. «Si antes no existían, ahora necesitamos un cuidado diario de la piel», advierte Manuela Paçô, dermatóloga del Hospital Lusíadas, en Lisboa.

«La menopausia es un factor que acelera el envejecimiento de la piel. Es inevitable y no hay nada de qué desesperarse», añade Manuela, recordando los inmensos productos de calidad que existen en el mercado, así como los tratamientos y cirugías estéticas disponibles. «Una referencia que siempre hago es esta: no te blanqueas los dientes y luego dejas de cepillarlos todos los días». En otras palabras, con la piel es lo mismo, no tiene sentido hacerse un procedimiento quirúrgico creyendo que es la solución eterna si no se cuida el cutis todos los días.

Ir en contra del ritmo del metabolismo

Los cambios hormonales influyen en la distribución de la grasa corporal, siendo el momento ideal para adaptar la dieta. «El 88 por ciento de la población portuguesa no sigue la dieta mediterránea, que en teoría es muy hermosa, pero en la práctica no comemos las verduras necesarias»,

0 = cigarrillos por día.

5 = frutas o verduras por día.

10 = minutos de silencio, relajación, oración o meditación diaria.

30 = mantener el Índice de Masa Corporal por debajo de 30 (el peso dividido por la altura al cuadrado debe dar entre 18.5 y 24.9)

150 = minutos de ejercicio por semana.

Mejora tu vida sexual

Además de la sequedad vaginal y los dolores en las relaciones, como ya se ha mencionado, está el factor emocional. «A menudo, en las mujeres que son madres, la menopausia coincide con el momento en que los niños se vuelven más autónomos y abandonan el hogar.

Síntomas

El calor o los sofocos son sensaciones de calor intenso en la parte superior del cuerpo (cabeza, cuello y espalda). Pueden ir acompañadas de palpitaciones, náuseas, dolor de cabeza y enrojecimiento de la cara. Son más frecuentes por la noche.

Los cambios normales en la vagina y la vulva (debido a la ausencia de hormonas) pueden causar problemas durante las relaciones sexuales. La sensación de sequedad es frecuente.

Las relaciones sexuales pueden cambiar. A veces mejoran, porque desaparece el miedo a un embarazo no deseado, pero en otros casos la libido puede disminuir.

Puede producirse una incontinencia urinaria, como la pérdida de orina al estornudar, toser o reír, o al hacer un esfuerzo. La incontinencia urinaria también es más común, ya que causa ardor y dolor al orinar.

También es común que las mujeres experimenten cambios de humor: más irritables o deprimidas, más ansiosas.

Cómo tratar

El tratamiento de la menopausia suele consistir en un tratamiento tópico (local) y de comportamiento (cambios en el estilo de vida y en la alimentación).

Algunas mujeres, debido a la persistencia de síntomas que interfieren negativamente en la calidad de vida y después de sopesar los riesgos y beneficios, están indicadas para la terapia hormonal sistémica (oral) – de reemplazo (THS).

El THS debe iniciarse sólo después de un consejo médico. Para soportar mejor los bochornos, busquen ambientes frescos, que reduzcan su intensidad. En invierno, baja la calefacción y no te cubras demasiado. Su dueño puede cambiar, en parte debido a los sofocos. Mantén una hora regular para acostarse y levántate y evita las siestas prolongadas. Antes de acostarse, coma con moderación, evite el alcohol y el café porque alteran el sueño.

Para la sequedad vaginal, se recomiendan las cremas lubricantes vaginales (no se necesita receta médica). Evite lavar las zonas íntimas con demasiada frecuencia, ya que esto puede empeorar el problema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here