Un mercado basado en la ética y los derechos humanos

Cada vez hay más iniciativa que permiten a los consumidores concienciados adquirir productos respetuosos con las personas y el planeta. Un interesante ejemplo es FairChanges, mercado online de comercio ético sin intermediarios, sin trabajo infantil ni esclavo y ambientalmente responsable. Iniciativa que recientemente ha recibido el Premio Joven Solidaridad y Derechos Humanos de la Universidad Complutense de Madrid como reconocimiento por su labor.

Labor que comenzó a mediados de 2012, cuando los responsables de FairChanges empezaron a desarrollar su plataforma digital, que finalmente fue lanzada el 10 de diciembre del pasado año. Fecha que resulta bastante significativa, puesto que el 10 de diciembre es el Día Internacional de los Derechos Humanos. No en vano, desde la web de FairChanges afirman que este es el “primer mercado sostenible y pro derechos humanos”.

En estos escasos seis meses de vida, FairChanges ha alcanzado unos 900 usuarios. “De los cuales, aproximadamente 120 son vendedores, porque para nosotros un usuario es tanto un comprador como un vendedor. Y en relación con los productos, ya hay alrededor de 700”, explica a Noticias Positivas Cristina Palacios, directora de la plataforma.

Cuando una persona entra en FairChanges para adquirir cualquiera de estos productos, siempre paga directamente al productor. Dicho productor es además quien fija el precio. Pero antes, para poder ofrecer sus productos en este mercado, debe crear una tienda online dentro del mismo.

Existe la posibilidad de crear la tienda online de forma gratuita, de modo que el dueño de la misma no tiene que abonar nada a FairChanges por abrirla o subir anuncios. Solo tendrá que pagar a la plataforma por cada venta cerrada, en concreto una comisión del 15% sobre el precio. Las otras dos opciones de tienda online son de pago mensual y cuentan con comisiones mucho menores.

En cualquier caso, los productos ofrecidos en la tienda online deben cumplir tres requisitos: ser medioambientalmente responsables; estar comercializados sin intermediarios, para que el dinero llegue directamente al productor; y por último, haber sido elaborados sin recurrir al trabajo infantil o esclavo.

Entre las ventajas de este mercado online, figura un sistema de geolocalización que facilita la búsqueda de productores y consumidores cercanos. Otra de las características de la plataforma es que permite a los productores que lo deseen identificar sus productos y servicios con hasta diez sellos sostenibles (hecho a mano, reciclado, de comercio justo certificado, ecológico certificado, km0, con denominación de origen certificada, integrador de colectivos en riesgo de exclusión social, solidario, vegetariano y sin experimentación animal, y finalmente, procedente de ecosistemas sostenibles).

¿Cómo se evita que se “cuele” en este sistema un productor que no cumpla verdaderamente con los valores de FairChanges? El mercado digital cuenta con diferentes mecanismos de prevención. El problema no se plantea de partida con los artículos que disponen de sellos oficiales, (como los de comercio justo, agricultura ecológica, productos forestales FSC, etc.), o la denominación de origen, ya que para obtener cualquiera de estas certificaciones hay que haberse sometido a un exigente proceso previo.

Cuando no hay sellos oficiales de por medio entran en juego otros procedimientos. Como destaca Palacios: “hablando con los productores se decidió establecer un pequeño control que consiste en pedirles que remitan una carta de apoyo de alguna entidad relevante que garantice que sus productos cumplen con nuestros valores”.

Palacios añade que esta carta “solo se pide a algunos productores. Si existe un aval de fondo, no es necesaria la carta. Por ejemplo, la Fundación La Caixa, para su convocatoria de concurso dedicado al emprendimiento social, ya hace una auditoría en la que selecciona a los candidatos conforme a unos requisitos. Si alguien quiere estar en FairChanges después de haber sido seleccionado en alguna convocatoria o proceso de este tipo, no vamos a pedirle nada más, porque ya ha pasado unos filtros”.

Participación en productos solidarios

Entre los artículos que se pueden adquirir a través del mercado online se encuentra una serie de cuadros con frases motivadoras que han sido diseñados desde la propia FairChanges en una iniciativa conjunta con la Asociación Autismo Burgos. Varias personas con trastornos del espectro del autismo (TEA) de dicha asociación han participado sellando y enmarcando los cuadros. Los beneficios generados por la venta de los mismos irán destinados a mejorar la vida de personas con TEA. Este es un ejemplo de otra línea de actividad de la plataforma, destinada en este caso a recaudar fondos a favor de iniciativas de interés social.

DATOS DE CONTACTO:

http://www.fairchanges.com

Imagen: Cortesía de Cristina Palacios, directora de FairChanges.

 

Sin comentarios

Dejar un comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR