Biciosos, una mirada al poder transformador de la bicicleta sobre las ciudades

“Este libro trata de por qué vamos en bici todos los que lo hacemos, que somos muchos. Y también de por qué debería ir aún más gente”, así explica su obra Pedro Bravo, periodista, agitador cultural y social y uno de los fundadores de Espíritu 23 en el barrio madrileño de Malasaña. El propio Bravo nos cuenta más sobre Biciosos (editorial Debate) en la siguiente entrevista.

¿Por qué un libro sobre bici y por qué ahora?

La bicicleta es un artilugio muy bien inventado, muy eficiente y útil. Es un vehículo que se mueve por tracción humana, que no provoca ruidos, ni contamina y que te lleva con no mucho esfuerzo bastante lejos. Es buena la salud, porque su uso supone un ejercicio moderado, y barata, no sólo por su precio, sino también por sus prácticamente nulos costes sociales. Actualmente, y por todo eso, la bicicleta está siendo tomada en cuenta en todo el mundo como uno de los vehículos importantes en los planes de movilidad de las ciudades. Y en nuestro país también. Ya hay ciudades en las que es muy habitual su uso, como Barcelona, Sevilla, Valencia, Zaragoza, Córdoba… Y otras en los que lo es menos pero ya se están viendo políticas públicas para su fomento, como Madrid, que inaugura en mayo de 2014 su servicio público de alquiler de bicicletas.

El libro está estructurado en torno a una serie de preguntas, ¿por qué?

Cuando uno decide ir en bici, no sólo descubre que es una manera estupenda de moverse, sino que es algo que genera asombro a su alrededor. Ese asombro se suele transformar en preguntas, algunas muy recurrentes: ¿no es peligroso? ¿No hay que llevar casco? ¿Estamos preparados los españoles para la bici? Así que cuando decidí ponerme a escribir el libro, pensé que la mejor manera sería responder esas preguntas y muchas otras que te surgen cuando decides ponerte a hacer una cosa así. Por cierto, que esas preguntas que te hace la gente, en realidad creo que esconden unas ganas terribles de montar en bici. Y por eso tiene sentido también el libro, porque las respuestas tratan de poner en valor a la bici como una solución estupenda para todo tipo de ciudadanos.

Entonces, ¿a quién está dirigido el libro?

En primer lugar, yo creo que la gente que ya usa la bici se va a sentir identificada y retratada. Y además va a encontrar datos y argumentos para reafirmar su comportamiento. Por otro lado, hay mucha gente que aún no se atreve a usarla o que está en ello y que va a encontrar en el libro algo así como un empujón para decidirse del todo. Y, luego, está la gente que piensa que esto de la bici le pilla muy lejos. Y creo que a esa gente también le gustaría. No sé si acabaría yendo en bici pero se trata de un ensayo sobre algo que está en el debate público y sobre lo que es bueno conocer cosas más en profundidad.

¿Es la bici una moda?

La bici no es una moda. Al menos, no una de las que pasan, puesto que lleva funcionando desde hace más de un siglo. Si es verdad que está de moda, que es otra cosa. La bici se usa en reportajes de moda, en anuncios (¡incluso en anuncios de coches!), logos, etc. Es evidente que los cazadores de tendencias han descubierto que es algo que llama a la gente. Pero si es así es porque la gente está cogiendo cada vez más la bici, es una tendencia creada de abajo arriba. En cualquier caso, no creo que estar de moda sea malo, sino que puede servir para que más gente se acerque a la bici. De todos modos, a mí me parece que se puede acusar de ser una moda creada, una necesidad no muy necesaria, a un deportivo, uno de esos GTi que valen un dineral y que se anuncian con carísimas campañas de publicidad. ¿Una bici? Una bici es como la vecina de al lado.

¿Está el libro en contra de los conductores o de los peatones?

En absoluto. En libro explico que no se trata de una guerra de unos contra otros sino de respeto y de convivencia entre todos. En realidad, todos somos todo. Desde luego, todos somos peatones. Y muchos, además, somos a veces ciclistas y a veces conductores. Pero todos tenemos nuestros derechos y debemos conocerlos y respetarlos. No está bien que las bicis vayan por las aceras invadiendo el espacio del peatón igual que no está bien que los coches piensen que la calzada es su territorio exclusivo cuando las bicis también tienen derecho a usarlas. Hay mucho desconocimiento y muchas malas costumbres adquiridas y si el libro puede ayudar a mejorar eso, pues estupendo.

¿Están los españoles preparados para la bici?

Por supuesto. Tenemos tendencia a tener la autoestima baja y a pensar que esto sólo es posible en pueblos norteños, más civilizados y ordenados, y en absoluto. En primer lugar, porque ya está pasando en muchas ciudades. Barcelona, Zaragoza, Valencia, Córdoba y Sevilla, que es un ejemplo internacional de cómo adoptar medidas para una movilidad inteligente y sostenible y de su aceptación por parte de la ciudadanía. Pero es que, además, en otras ciudades como Madrid, la mía, tampoco es tan dramático ir en bici, al revés. Es una gozada y una vez se te quitan los miedos normales, una cosa estupenda que te hace pasar buenos ratos. Y, de verdad, la gente es más respetuosa de lo que pensamos.

 

Sin comentarios

Dejar un comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR