Muebles diseñados para un mundo mejor

L’estoc es el nombre de un taller y una tienda de muebles reciclados que emplea a personas con discapacidad intelectual con el objetivo de abrirles una puerta en el mercado laboral. Cada creación de sus trabajadores es una pieza única de gran calidad, motivo por el que todas ellas van numeradas.

El local que alberga el taller y la tienda de L’estoc se encuentra ubicado en el barrio barcelonés de Poblenou, donde arrancó esta cooperativa de iniciativa social hace poco más de un año. Fue fundada por el emprendedor social Jordi Mayals, que a través de esta iniciativa ha puesto en práctica su concepto de la economía sostenible, en el que se unen tanto las cuestiones sociales como las ambientales.

“Actualmente trabajan aquí siete personas con discapacidad. Nuestro objetivo es convertirnos en un centro especial de empleo para incorporar más gente. El problema es que ahora no se dan más licencias y no podemos cubrir salarios si no hay ayudas públicas” lamenta Mayals, que recuerda que en España, “alrededor del 75% de las personas con discapacidad intelectual están en paro, esto es el triple de la media nacional. Eso a pesar de que muchas podrían trabajar en la empresa ordinaria”.

Uno de los objetivos primordiales de L’estoc es precisamente demostrar que sus empleados son capaces de realizar un trabajo de alto nivel. “Hacemos un producto único, de mucha calidad, y queremos que este sea nuestro principal atractivo. De hecho, cuando la gente entra en nuestro establecimiento, suele ser simplemente porque han visto los muebles expuestos en la tienda, no por la labor social que hay detrás. Esta es la mejor forma de conseguir la normalidad, que es lo que queremos”, destaca el fundador.

En L’estoc se diseñan y crean muebles nuevos a partir de muebles antiguos en desuso y materiales reciclados. Mayals explica a Noticias Positivas que siempre buscan el toque original y sorprendente en todas sus composiciones. “Por ejemplo, con una bobina es posible hacer una mesa; de una persiana, puede salir un banco, y la madera de un palé es aprovechable para un armario. Se trata de darle un valor añadido a cada pieza”.

Los empleados trabajan la pieza desde el principio de este proceso. La arreglan, le hacen el tratamiento necesario, la pulen, pintan y barnizan. Incluso se involucran en el diseño, a pesar de que este es responsabilidad del diseñador y del jefe del taller. “Siempre intentamos que participen los chavales en el proceso de creación porque es una forma de motivarles. A veces te sorprenden las cosas que te pueden aportar”, asegura el fundador.

El resultado de toda esta labor es un mueble único de gran calidad. “Por eso, una de nuestras señas de identidad es el número. Cada pieza está numerada precisamente porque es única”, afirma orgulloso Mayals.

A pesar de su corta vida, L’estoc ha recibido ya importantes reconocimientos, como son la inclusión en los programas de apoyo al Emprendimiento Social de la Fundación La Caixa, el pasado año, y de la Generalitat de Catalunya en 2011.

DATOS DE CONTACTO:

http://lestoc.com

Imagen: Banco persiana de L’estoc. Extraído con permiso de su web.

3 comentarios

  • 2 Enero 2017

    Muy buen planteamiento. Además, son muebles con estilo. Me encantan.

  • 4 Diciembre 2016

    Muy buen planteamiento. Además, son muebles con estilo. Me encantan.

  • 1 Noviembre 2013

    Genial idea, no solamente para intentar reciclar muebles y hacerlos de una forma más ecológica, sino por insertar a personas que realmente se merecen todo lo mejor por su lucha diaria, es una noticia positiva sin lugar a dudas.

Dejar un comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR