Las familias españolas quieren arreglar el defectuoso sistema alimentario

El 65% de las mujeres españolas quieren recibir más información para saber cómo mejorar sus hábitos de consumo y así contribuir a combatir el hambre en el mundo. Es una de las conclusiones que se desprende de una encuesta publicada esta semana por Oxfam, Intermón Oxfam en España. Oxfam propone cinco pequeños cambios que todos podemos hacer para contribuir a arreglar un sistema alimentario mundial que no funciona y que provoca que casi mil millones de personas pasen hambre cada día.

En total, un 73% de las madres que han participado en esta encuesta, llevada a cabo en seis países – Estados Unidos, Gran Bretaña, España, Filipinas, la India y Brasil- afirma querer saber cómo marcar la diferencia cambiando la forma en la que compran alimentos. Las mujeres españolas, un 60% de las encuestadas, quieren ayudar a arreglar el sistema alimentario mundial a pesar de notar los efectos de la crisis: el 62% afirmó haber notado la subida general de los precios de los alimentos estos últimos años.

Además, a escala global el 83% desea saber cómo usar menos energía al cocinar, y más de un 75% de las mujeres afirma, también, estar dispuesta a poner en práctica otras iniciativas como, por ejemplo, preparar platos sin carne para su familia un día a la semana.

Estos resultados muestran que existe una oportunidad clara para aprovechar el inmenso poder de las personas como consumidores y, especialmente, el de las mujeres, quienes toman la mayor parte de las decisiones sobre qué alimentos comprar. Las mujeres controlan el 65% del gasto de consumo anual mundial, es decir, aproximadamente 12 billones de dólares.

“A las mujeres de todo el mundo les preocupa cómo se producen los alimentos y quién los produce”, afirma la portavoz de Intermón Oxfam, Raquel Checa. “Quieren saber qué pueden hacer para marcar la diferencia y, unidas, pueden ser un importante motor de cambio”. Oxfam propone cinco acciones sencillas, desde reducir el despilfarro de alimentos a utilizar menos energía cuando cocinamos, que cualquiera puede poner en práctica y contribuir, así, a arreglar el sistema alimentario mundial”.

El nuevo informe de Oxfam Receta para cambiar el mundo: el poder de los consumidores para conseguir un futuro alimentario más justo describe estas cinco acciones que, de ser puestas en práctica por un número suficiente de personas, podrían contribuir a ayudar a los agricultores y agricultoras pobres y a sus comunidades a alimentarse, a hacer frente al cambio climático, que frena la producción agrícola, y a garantizar que valiosos recursos para la agricultura, como el agua, no se despilfarren.

•           Comer menos carne: Si los hogares urbanos de Estados Unidos, el Reino Unido, España y Brasil comieran una comida sin carne una vez a la semana, por ejemplo cambiando la carne de vacuno por judías o lentejas, la reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero sería equivalente a quitar 3,7 millones de coches de las calles durante un año.

•           Reducir el despilfarro de comida: En los seis países donde se ha llevado a cabo la encuesta, una de cada seis manzanas termina en el cubo de la basura, es decir, 5.300 millones de manzanas cada año. Los gases de efecto invernadero producidos durante el cultivo, la comercialización y la descomposición de estas manzanas equivalen a los producidos al quemar diez millones de barriles de petróleo. Si compramos solo las manzanas que necesitamos y las conservamos en el frigorífico ayudaremos a reducir este despilfarro.

•           Ayudar a la agricultura a pequeña escala comprando productos de comercio justo: Si cada mes los consumidores de Brasil, Reino Unido, Estados Unidos y España comprasen dos tabletas de chocolate de comercio justo, en lugar de su marca habitual, se consumirían hasta 12.500 millones de tabletas de chocolate de comercio justo cada año. Esta acción transformaría las vidas de las personas que viven y trabajan en las 90.000 plantaciones de cacao a pequeña escala de todo el mundo.

•           Comprar alimentos de temporada: Se desperdicia mucha energía intentando cultivar alimentos en el lugar equivocado, en el momento equivocado del año. Podemos ahorrar energía y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero comprando alimentos de temporada cultivados cerca de donde vivimos.

•           Cocinar con cabeza: Con acciones sencillas, como cubrir la cazuela con una tapa, podemos reducir la energía que utilizamos al cocinar hasta un 70%.

“Lo que hacemos en el supermercado o en la cocina sí importa”, afirma Checa. “Estos pequeños gestos llevados a cabo por muchas personas pueden tener un gran impacto. Juntos podemos lograr un cambio positivo en las vidas de aquellas personas que, en todo el mundo, luchan por alimentar a sus familias”.

“Si actuamos suficientes personas, los efectos de estas acciones se reflejarán en toda la cadena alimentaria. Entonces, los gobiernos y las mega empresas que fomentan este sistema alimentario defectuoso se verán obligados a cambiar la forma en la que hacen las cosas”.

La encuesta, llevada a cabo entre más de 5.100 madres de ciudades y pueblos demuestra que las mujeres en los países desarrollados se sienten menos conectadas con los productores de alimentos y son menos conscientes del impacto que tienen sus elecciones en las vidas de otras personas y en el planeta que aquellas que viven en países en desarrollo.

Por ejemplo, el 86% de las madres de Filipinas creía saber cómo sus elecciones a la hora de comprar alimentos afectan al resto del mundo, mientras que este porcentaje era sólo de un 46% en Estados Unidos. Asimismo, el 60% de las mujeres encuestadas en India afirmaban sentirse conectadas con los productores y productoras de alimentos, en comparación con el 23% de las mujeres en el Reino Unido.

 

DATOS DE CONTACTO:

http://www.intermonoxfam.org/crece

https://www.facebook.com/IntermonOxfamFanPage

http://www.soyactivista.org
https://twitter.com/IntermonOxfam

 

(Imagen: Cortesía de IO)

2 comentarios

  • rafael fosch
    21 julio 2012

    Debeis saber además que para crear un filete se necesitan varias hectáreas de pasto, mientras que en la
    misma superfície vivirían varias familias cultivando verduras y arboles frutales.
    Para disminuir el consumo del fuego en cocina: día si día no comer ensalada, algo de cereal y fruta por la
    noche. Asi bajamos el colesterol, el ac. úrico y los catabolitos en sangre.
    En las compras hay que hacer una lista previa de qué vamos a necesitar durante la semana y no salirse de
    ella. Asi evitaremos las compras compulsivas e innecesarias que acaban en descomposición y despilfarro.
    Hay que averiguar que agricultores de la zona cultivan de forma ecológica ó lo más natural que pueden, de
    esa forma se compra en temporada y alimentos de calidad. Si no puede ser los productos de agricultura in-
    tegrada de temporada ayudan y mucho.

Dejar un comentario

*