Acceder antes que poseer

El consumo colaborativo promueve la superación de los hábitos consumistas basados en la acumulación constante de objetos para apostar por los beneficios económicos, sociales y ecológicos que genera la práctica de compartir dichos bienes. El blog www.consumocolaborativo.com, fundado por el barcelonés Albert Cañigueral, acaba de cumplir su primer año de vida dedicado a dar a conocer esta corriente mundial.

Cañigueral explica a Noticias Positivas que el concepto de consumo colaborativo fue ideado por la británica Rachel Botsman en su libro “What’s mine is yours” (Lo que es mío, es tuyo). “Botsman empezó a ver cómo en su vida muchas cosas que utilizaba no las poseía, sino que simplemente accedía a ellas. De hecho, el principio del consumo colaborativo es que el acceso es mejor que la propiedad”.

El fundador de www.consumocolaborativo.com se sintió inmediatamente atraído por estos planteamientos, que decidió dar a conocer, motivo por el que creó el blog, que actualmente recibe entre 300 y 400 visitas al día. En el mismo se pueden consultar, en las lenguas castellana y catalana, las últimas noticias, tanto extranjeras como nacionales, relacionadas con el consumo colaborativo. Dentro del portal también hay espacio para los artículos de análisis, que abordan cuestiones de máxima actualidad, como la crisis económica o la reforma de la banca, enfocadas siempre desde el punto de vista de este movimiento, también denominado economía de la colaboración.

Otro apartado destacado del blog es el Directorio de entidades que promueven el consumo colaborativo en España y Latinoamérica. Entre ellas se encuentran las cada vez más célebres empresas de carpooling, práctica que consiste en compartir el uso de un automóvil entre dos o más personas para ahorrar gastos y contaminar menos. Este es el caso de plataformas como Compartir, Amovens o SocialCar.

Igualmente interesantes son las entidades de “viajes Peer-to-Peer”, como CouchSurfing, plataforma que cuenta ya con más de tres millones de usuarios, o coachsurfers, que a través de la web pueden encontrar a otros coachsurfers dispuestos a ofrecerles un sofá (couch) donde quedarse a dormir cuando visitan una localidad. En este caso, se trata de estancias no remuneradas. Otro modelo es el de la compañía Airbnb, que gestiona una red global de alojamientos que ofrecen particulares a cambio de un pago.

También hay entidades basadas en el consumo colaborativo en ámbitos como la infancia (SegundaManita), la literatura (Bookcrossing) o la comida (Super Marmite), entre otras muchas posibilidades. “La gente que se inicia en el mundo del consumo colaborativo normalmente lo hace por una motivación económica, porque ven que pueden ahorrar dinero o tiempo o incluso ganar dinero” señala Cañigueral. “Pero el consumo colaborativo -añade- también tiene un componente social muy fuerte, que las personas suelen descubrir a posteriori”.

Esto es lo que se está empezando a llamar tercera era u ola de internet. Antes, en una primera fase del desarrollo de las tecnologías web, tuvo lugar la conexión de las personas con la red (online). La segunda fase fue la encargada de relacionar a estas personas entre sí a través de las redes sociales.  Por último, esta tercera fase se caracteriza por emplear internet para salir de internet. Es decir, se utilizan herramientas digitales para tener interacciones reales, como las propias del consumo colaborativo.

Aparte de estas razones económicas y sociales del consumo colaborativo, están las ecológicas, que son especialmente importantes para los emprendedores que se animan a poner en marcha empresas basadas en el consumo colaborativo. “Así sucede, por ejemplo, con los responsables de las empresas de carpooling. Uno de sus objetivos es que se fabriquen menos coches para reducir la contaminación”, destaca Cañigueral.

También a nivel europeo

www.consumocolaborativo.com forma parte además de la recientemente constituida OuiShare, red europea en la que participan algunos de los actores más importantes de la economía de la colaboración en el viejo continente, con el objetivo de avanzar de manera conjunta en sus propuestas y proyectos de futuro. Actualmente, OuiShare tiene presencia, además de en España, en Alemania, Inglaterra, Francia e Italia.

 

DATOS DE CONTACTO:

http://www.consumocolaborativo.com

http://www.ouishare.net

imagen: Portada del blog Consumo Colaborativo.

3 comentarios

  • 30 agosto 2012

    A veces compartir o el intercambio de bienes es mejor que el simple consumismo puro y duro

  • 19 julio 2012

    Una buena idea el consumo colaborativo, no todo tiene que basarse en el consumismo

  • 16 julio 2012

    Excelente artículo Daniel. Un placer y un honor colaborar con Noticias Positivas.

Dejar un comentario

*