Primeros pasos de la moneda del Alt Congost

Hace prácticamente un mes que se puso en circulación el eco, la moneda complementaria del Alt Congost, la zona alta del río Congost, situada entre las poblaciones de Granollers y Vic, en la provincia de Barcelona. La asociación XELAC (Xarxa d’Economia Local de l’Alt Congost; en castellano, Red de Economía Local del Alto Congost) es la impulsora de este proyecto, que toma como inspiración los cada vez más conocidos sistemas LETS de intercambio comunitario.

El objetivo de estos sistemas LETS (siglas en inglés de Local Exchange Trading Systems; en castellano, Sistemas de Intercambio Local) es favorecer las transacciones de productos y servicios dentro de una comunidad a través de una moneda complementaria, que en el caso de la red del Alt Congost ha sido bautizada como eco.

Como suele suceder con estos sistemas, el eco es una moneda libre de deuda pensada para dinamizar la economía real. “En el momento en que empiezo en la red, lo hago con cero créditos. Si compro una cosa, me voy a negativo en mi saldo de ecos. En cambio, si vendo algo o presto un servicio, me voy a positivo. Así, los sistemas LETS están diseñados para lograr un equilibrio entre lo ofertado y lo demandado que fluctúe siempre sobre los cero créditos”, explica a Noticias Positivas Eduard Folch, miembro de XELAC.

Por otro lado, el eco es una moneda electrónica gestionada a través de un programa de software libre que permite a los miembros de la red publicar anuncios con sus ofertas y demandas, mandar mensajes a otros socios y realizar cobros y pagos. Además de este formato electrónico, está permitido el uso de cheques, aunque dichos cheques se deben cobrar igualmente a través del programa informático. “También tenemos una aplicación de teléfono móvil para pagar y cobrar”, destaca Folch.

En XELAC hay dos tipos de miembros: el particular y el profesional o comercial. El particular se compromete a aceptar un 100% de ecos en las transacciones que realice dentro de la red. “Esta norma tiene excepciones. Si te dan un servicio como pintarte la casa, por ejemplo, determinados gastos, como pagar la pintura y el resto del material necesario para la obra, van a cuenta de la persona que requiere ese servicio, y normalmente tendrá que emplear euros para dichos gastos “, señala Folch.

En el caso de los comercios y los socios profesionales, dado que desarrollan actividades económicas con costes forzosamente en euros, XELAC ha decidido que para facilitarles su adhesión a la red, se puedan sumar a la misma si aceptan un porcentaje mínimo de un 10% de ecos en los cobros de sus productos y servicios.

“Con esta forma de funcionar conseguimos que los particulares que participan en la red ofreciendo productos y servicios al resto de miembros logren créditos, y también un bono de descuento en los comercios asociados. Bono que va del 10% hasta el 100% del precio, dependiendo de cada comercio. Es decir, tu actitud en la comunidad también te puede beneficiar a nivel comercial”, afirma el miembro de XELAC. El coste por inscribirse es de dos euros para los socios particulares, y de veinte euros para los socios comerciales.

No solo comprar y vender

La mayoría de los sistemas LETS suelen marcarse como prioridad la compraventa de productos y servicios utilizando moneda propia. En el caso de la red del Alt Congost, también se quieren dinamizar los préstamos de objetos que no se utilicen de forma frecuente. “Por ejemplo, tengo un cortacésped pequeño, que como mucho lo usamos una vez al mes para mantener un poco limpio el patio de casa. Lo hemos puesto en la red, y si alguien lo necesita, lo puede utilizar”, apunta Folch.

El eco se empezó a gestar como proyecto en la pequeña localidad de Aiguafreda y desde ahí se ha lanzado a casi una decena de pueblos de la zona. La idea de los miembros de la red es dar a conocer su moneda mediante la organización de charlas y presentaciones en estos municipios del Alt Congost. “La misión fundamental de todo esto es crear vecindad, porque el presente pinta muy negro. Hay que comenzar a conocer a los vecinos, porque si no somos nosotros los que llevemos a cabo la solidaridad y nos ayudemos los unos a los otros, nadie nos va a ayudar”, concluye Folch.

 

DATOS DE CONTACTO:

http://ecoaltcongost.org/

Imagen: Logo del eco. Cortesía de XELAC.

Un comentario

Dejar un comentario

*