Mucho más que una mensajería ecológica

La Cooperativa Trèvol de Barcelona fue la primera empresa de transporte urgente que apostó por un futuro y desarrollo sostenible con la inclusión de la bicicleta en el sector de la mensajería hace 20 años. El uso de la bicicleta demuestra que además de ser un vehículo saludable y no contaminante, contribuye a tener personas más sanas y una ciudad más humana y habitable.

Bajo el lema “el automóvil y la motocicleta son más rápidos pero nosotros llegamos antes”, el Trèvol -con sede en Barcelona y una sucursal en Madrid- propone a sus clientes un sistema de reparto de mercancías ecológico mediante el uso de bicletas, una moto y una furgoneta eléctrica.

En ocho horas de trabajo, un bicimensajero puede hacer entre 50 y 60 direcciones en la ciudad de Barcelona, con especial facilidad para el acceso a barrios como Gràcia o Ciutat Vella, sitios más complicados para el ingreso de vehículos voluminosos.

Sumando los kilómetros que realizan cada día laborable el conjunto de ecomensajeros de las empresas agrupadas Agrupación de Mensajerías en Bicicleta (AMB), se llega a unos 6.000 kilómetros, lo que supone 2.000 kilos menos de dióxido de carbono, 70 kilos menos de monóxido de carbón y 7 kilos menos de emisiones de compuestos orgánicos volátiles.

A continuación se detalla la entrevista que Noticias Positivas mantuvo con consejero delegado de Missatgers Trèvol SCCL, Eduard Sabadell Soldevila:

Noticias Positivas: ¿Qué servicios ofrece el Trèvol?

Eduard Sabadell Soldevila: Actualmente, la cooperativa ofrece servicios de mensajería, limpieza con productos no contaminantes y venta y distribución de productos ecologicos y de comercio justo.

En verano de 1992, Trèvol inició un ambicioso proyecto consistente en cambiar la moto por la bicicleta, con esta experiencia pionera en el Estado Español, añadió a su misión un nuevo objetivo: ser ecológicamente sostenibles. En 2005, fuimos la primera empresa en incorporar un vehículo eléctrico para cubrir con servicios ecológicos los transportes que la bicicleta no podía realizar y en 1996, incorporamos un nuevo servicio de la limpieza, que se caracteriza por la utilización exclusiva de productos ecológicos, llevando a término cursos de formación y prácticas a personas con necesidades de inserción.

Nuestro proyecto más reciente es la venta y distribución de productos de Mercado Social (comercio justo, productos ecológicos y de la economía solidaria) a través de Internet en www.mercasol.net y presencialmente, con la tienda Mercasol, en Barcelona.

N+: En una situación de crisis económica como la actual, para la cooperativa ¿cuáles son los próximos pasos o retos de cara al futuro?

E.S.S.: Toda la historia de Trèvol se puede leer como una apuesta activa por organizar el trabajo de una forma autogestionada, dando un servicio de calidad. Estamos convencidos de que la cooperativa es una alternativa viable y sostenible para la satisfacción de las necesidades individuales y globales, más allá de las 46 personas que actualmente trabajan, y a la vez, un medio idóneo para profundizar en los valores de la economía solidaria y en los principios de la autogestión.

El reto es seguir manteniendo ese equilibrio entre el compromiso social y la eficiencia para conseguir calidad de vida y felicidad y contribuir con ello a transformar esta sociedad inviable e insolidaria en una que no explote ni a la persona ni a la naturaleza.

N+: ¿Qué valores sostienen desde la cooperativa?

E.S.S.: La Cooperativa Trèvol se ha consolidado con la aspiración de gestionar los recursos económicos y humanos de una manera horizontal, económicamente viable y socialmente justa. La creación de una empresa cooperativa es un reflejo de la afinidad ideológica con el modelo autogestionado.

Nuestro compromiso social no obedece a ninguna razón de marketing, la solidaridad la llevamos en los genes. Como colectivo colaboramos de manera natural con las personas y entidades con las que nos sentimos más próximas por su trayectoria social.  De ahí nuestra activa participación tanto en la campaña AntiOTAN en la década de los 80 como en la Plataforma Aturem la Guerra de 2003 contra la invasión de Irak. Y nuestra implicación con el ecologismo queda patente no sólo con el uso de las bicicletas como medio de transporte en la mensajería sino en nuestra participación como miembros de las Plataformas Ciudadanas Barcelona Ahorra Energía y Barnamil. También participamos activamente en la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya y en la Xarxa d’ economía Solidaria.

Nuestro compromiso social se manifiesta económicamente mediante el Fondo de Solidaridad. Es una herencia de la cultura sindical propia de los fundadores y permite impulsar proyectos de mejora ambiental y social tanto locales como internacionales. El gran proyecto que desde finales de los 90 impulsa Trèvol es el de montar una mensajería en Chiapas, en colaboración con una ONG local denominada Enlace Civil. Con nuestra ayuda económica compramos un jeep con el objetivo de mejorar la distribución de productos de primera necesidad entre las comunidades indígenas.

N+: ¿Nos cuentas cómo y cuándo nace la Cooperativa Trèvol?

E.S.S.: La grave crisis económica de finales de la década del 70 propició que muchas empresas empezaran a externalizar trabajos que antes asumían internamente por medio de aprendices, auxiliares administrativos y otras categorías laborales. Así nació la mensajería como una actividad económica ofertada por pequeñas empresas sumergidas y muy inestables, que encubrían la relación laboral con sus trabajadores, gente muy joven que veía en el reparto de sobres y paquetes en moto una fórmula temporal para ganar algún dinero. La patronal los consideraba trabajadores autónomos y de esta manera, se ahorraban el pago a la Seguridad Social y contratarlos asalariadamente. Esta fórmula les permitía prescindir de sus servicios en cualquier momento.

Una situación tan injusta tenía que provocar tarde o temprano algún tipo de reacción. Y así fue como en la primavera de 1984, un grupo que trabajaba en Mensajeros Radio (actual MRW) empezó a reivindicar una mejoras mínimas. En estos meses acontece la primera huelga de mensajeros que fueron acompañadas de manifestaciones y otros actos reivindicativos. La reacción de la empresa fue el despido fulminante de seis mensajeros que se habían distinguido organizando la protesta. La respuesta colectiva fueron nuevas movilizaciones que sirvieron de marco para empezar a plantearse la necesidad de dotarse de una organización permanente. De esta manera, y después de algunas asambleas, en el verano de ese mismo año se creó la Coordinadora de Mensajeros que se volcó en denunciar públicamente las precarias condiciones laborales del sector.

Para hacer frente a este hostigamiento empresarial se decidió la creación de una empresa de mensajería que adoptaría la forma de cooperativa de trabajo. Era noviembre de 1984, estaba naciendo Trèvol. Su nacimiento es pues consecuencia de la represión de la patronal.

Eran los inicios de un proceso hacia la normalización de la mensajería. Se había ganado pero en ese proceso se había gestado otro sueño y el deseo de hacerlo realidad ya era imparable: no volver a depender de ningún otro patrón y autogestionarse.

 

DATOS DE CONTACTO:

http://www.trevol.com/

https://www.mercasol.net

 

(Imagen: Cortesía de Missatgers Trèvol SCCL)

Un comentario

  • Jacqueline
    5 junio 2012

    Trèvol! Us felicito i per molts anys més!
    Jacqueline

Dejar un comentario

*