El peligro de una sola historia

Autora: Fátima Bebea, de la Red de Jóvenes de la Fundación Jóvenes y Desarrollo. A partir de septiembre de 2010, han tenido lugar una serie de representaciones de teatro en varios colegios y centros culturales de la Comunidad de Madrid, de una obra en particular titulada “El peligro de una sola historia”. Los que asistimos al centro cultural Pegaso en el distrito San Blas, el viernes 26 de noviembre, nos dimos cuenta de que aquello no era una obra corriente, si bien estaba compuesta por personajes que realizaban una serie de acciones para contar su historia, la finalidad de estos no era simplemente eso.

Esta obra buscaba algo más allá, mucho más que gustar o conmover, o simplemente divertir, lo que buscaba era movilizar, sensibilizar, hacer pensar, debatir… La obra fue creada como proyecto del grupo Beluga Teatro en colaboración con la ONGD Jóvenes y Desarrollo (JyD). El argumento de la obra “El peligro de una sola historia” trata sobre un chico inmigrante, de Colombia, llamado Jairo, y su amiga Kiara, una chica que desea luchar contra las injusticias pero no se da cuenta de las que sufre su amigo Jairo por ser inmigrante hasta mucho después.

Finalmente Kiara comprende que su amigo sufre distinto trato y le da su apoyo. Gracias a su ayuda, Jairo reúne fuerzas para dar cuenta de su cultura y en una clase de lengua y literatura, el personaje hace una valiosa demostración de la riqueza léxica y expresiva de su país, mediante la narración de una historia de amor entre España y América. Tras el gran disfrute de la obra por parte de los espectadores, los actores se ofrecieron para una ronda de preguntas, por lo que pudimos conocer mucho más datos acerca de la obra y su finalidad. Los actores comentaron que ver sólo un lado de las cosas es perjudicial, ponían el ejemplo de que es bueno leer, pero si esa actividad se limita sólo a un libro, a una mirada fija en una cosa, sin aceptar otra que salga de ese pequeño universo, entonces no sabremos nada salvo lo que el libro contiene.

Asimismo logramos saber que la obra había sido creada por ellos, iniciando con las ideas que desde JyD les dieron, junto con la ayuda de dos amigos suyos colombianos, quienes facilitaron el vocabulario sobre la redacción final de Jairo, vocabulario que procede de la capital colombiana, Bogotá.

El teatro fue, en definitiva, una llamada a la tolerancia, a admitir nuestros errores y aceptar los de los demás, porque a fin de cuentas el mundo es como un gran edificio, con muchas habitaciones, que sea confortable o no, depende de las puertas que dejemos abiertas para que entre aire nuevo.

 

DATOS DE CONTACTO:

Artículo extraído del segundo número de La Cara Oculta, publicación juvenil obra de la Red de Jóvenes de la Campaña Iniciativa Solidaria, que la Fundación Jóvenes y Desarrollo promueve en los centros educativos con el apoyo de la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo).

http://jovenesydesarrollo.org

www.iniciativasolidaria.org

Un comentario

  • Mari
    23 mayo 2011

    Puede que en estas elecciones no haya habido errores. Ha ganado la justicia. Es de justicia que la forma de pensar que ha originado el caos en el que nos encontramos herede los ayuntamientos endeudados y todos sus problemas. Los que han ganado las elecciones han heredado un marronazo

Dejar un comentario

*